Antonio García Trevijano

Podés compartirlo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Hace dos años (2018), un día como hoy, fallecía el maestro Antonio García Trevijano. Sé que a alguno le sonará el nombre, pero a la gran mayoría no. Realmente fue Don Antonio, como le decían sus discípulos y amigos, un revolucionario en la teoría política. Es por eso que hoy lo quiero recordar de la mejor manera que me es posible, hablando de su pensamiento.

¿Quién fue Don Antonio?

La mejor manera de definir a Antonio García Trevijano, y sé que él estaría completamente de acuerdo, es como un repúblico. Un repúblico, a diferencia de un republicano, no espera pasivamente la llegada de la república, la busca activamente. Por otro lado, además de político, un jurista destacado y, para darse un lujo más, crítico de arte.

Don Antonio tuvo un papel fundamental en la lucha contra el franquismo en España. Desde el primer momento pensó la democracia como un estadio posible tras la ruptura con el franquismo. Fue acérrimo precursor de la libertad constituyente desde entonces hasta su muerte. Lamentablemente, como lo relataba el maestro (y ratificado en los papeles secretos de Wikileaks), tras la muerte del dictador, los partidos “democráticos” se unieron homogéneamente para repartirse el Estado en partes proporcionales a sus votos. Fue entonces que toda la lucha del maestro, sus días de cárcel, sus intentos por unificar las fuerzas, las promesas de los líderes políticos; se perdieron en la traición. Como si ello fuese poco, el asesinato moral del maestro culminó con las acusaciones de corrupción por sus contribuciones en Guinea Ecuatorial. Su papel fue clave para la liberación de la entonces colonia de España.

Su tiempo en el ostracismo ha dado lugar a uno de los grandes teóricos de la política moderna. Sus obras en general y “teoría pura de la república” en particular, creo que serán un legado que marcarán la historia.

Un fragmento del autor:

Leer más entradas del BLOG

Podés compartirlo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin